Posteado por: Jules Amagat | 15.abril.2009

“Mi” circuito

Mi circuito, ese lugar que recorro dos de cada tres veces que salgo a correr, ese recorrido que tanto sudor me ha visto derramar y que, en ocasiones, me ha visto sonreir incomprensiblemente mientras sufría el rigor de sus cuestas.

Creo que todos nosotros tenemos un recorrido habitual; un lugar que, sin saber muy bien por qué, nos gusta recorrer una y otra vez, pero cada vez es distinto. En ocasiones la euforia nos desborda y, en otras, es la tristeza o el dolor de una lesión lo que nos embarga, siendo el trayecto exactamente el mismo. Serán los especiales estados de ánimo de un corredor.

Por cada sendero pasa un corredor tras otro, y para cada uno de ellos se trata de una senda distinta, de una sensación diferente. Para uno es el lugar donde apretar y echar el resto; en cambio, para otro es el lugar donde se acaba, o donde se para a estirar 10 minutos, o simplemente el lugar donde resulta agradable mirar hacia el horizonte mientras sus pisadas invaden su mente con un monótono y placentero sonido que anima a mantener el ritmo para continuar con ese prolongado “climax”.

Para mi hay un circuito que es particularmente especial, pues se trata del primer recorrido de más de cinco kilómetros que hice, allá por el més de diciembre. Cada vez que lo recorro lo hago con cariño, conociendo cada esquina, cada punto kilométrico, cada recodo, cada tienda, bar o local que me encuentro a mi paso. Con el tiempo, algunas personas son fijas en ese recorrido, y tras tres meses de salir a correr a las 8 de la tarde tres días a la semana uno ya se encuentra como en su propia casa. Al paso por el kilómetro 4 y pico hay un banco especialmente bien situado; casualmente ese es el banco elegido por unos abuelos para tener sus tertulias antes de ir a cenar, y no será al primera vez que ese: “¡Ánimo joven!” que me dirigen de vez en cuando me hace aumentar el ritmo, cosa que suelo acabar pagando. O esa chica que trabaja en el hotel que se encuentra casi al final del kilómetro cinco, en la recepción, al lado de un gran cristal que me hace visible desde lejos, con la que no sería la primera vez que me cruzo una sonrisa cómplice, como de deseo por cambiar nuestra ubicación.

Hay un circuito que, amigos míos, es mi favorito. Yo le llamo “Circuito uno“.

altimetria-circuito-1

Anuncios

Responses

  1. Amigo Jules, qué gran verdad y qué hermosa manera de contarlo.

    Un abrazo

  2. Esta muy bien tener “tu” circuito donde saber que ritmo llevar, tenerlo como referencia para tus mejoras y por supuesto donde sentirte como en casa como muy bien nos cuentas Jules. Espero que disfrutes muchos años de tu circuito, y que poco a poco vayas añadiendo otros circuitos donde seguir con tus grandes progresos, un saludo.

  3. Muchas gracias Carlitos. Sigue dándole fuerte.

    Juanito, no he podido evitarlo y ayer “imite” tu entrenamineto del pasado jueves (los miles). Estoy muy contento con él, aunque cansa. Ya os lo contaré en el próximo “balance semanal”.

  4. Estupendo, ya nos contarás que tal te ha ido, seguro que me has dejado en mantillas, jejeje, y sí lo haces bien sí cansa pero a la vez a mí me parece “ameno y entretenido”, a seguir así Jules, un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: